Los Wallas y el rock and roll en Maastricht

El sábado fui a un concierto de Los Wallas y acabé escribiendo sobre colegas, saltos, cerveza y, claro, garage rock. La cosa empieza así:

Mi colega Dani siempre tiene murgas con su madre. El día que le conocí hacía un calor del copón. Se acercó al viejo Xantia de mi viejo a grandes zancadas y le contó al Merka que había discutido con su madre por unos calcetines que olían a tabaco. ¡A tabaco!, repetía, incrédulo, clamando al cielo. Dejó uno de esos ¡A tabaco! en ¡A taba…! para colocarme la mano en el hombro y decir: Coño, esto que suena es Dinosaur Jr. Tardé unos segundos en responderle porque sentí cómo me acababa de robar el corazón. Me acuerdo de esa historia ahora que estamos en la puerta de la 12&Medio y apuramos un litro de Estrella y Dani nos está contando la última con su vieja. Son las diez y media y esto está más muerto que Manuel Fraga. Dice mi colega que su madre le obligó el otro día a bajarse los pantalones para verle los muslos y que le dijo: Daniel, tú antes tenías otros muslos, ¿qué es, heroína? Es heroína o SIDA, Daniel. Cuando imita a su madre, el cabrón bizquea y aprieta el morro y pone voz aguda y cabecea, demente. Nos partimos el ojete y luego notamos cómo flota en el aire una respuesta: no es heroína ni SIDA, pero no sabemos qué es. Merka saca el móvil y dice que es la hora.

Entera, aquí.

Anuncios